Comer en La Petite Rose des Sables

0
355

Sitios como La Petite Rose des Sables hacen que el viajero quiera volver siempre a París. Imposible ser mejor tratado que en este pequeño restaurante parisino.

La pareja propietaria del lugar (Zouzou y Christian ) me hizo sentir como en casa en todo momento a pesar de que mi francés no es muy bueno y ellos no hablan ni una palabra en español, pude preguntar y escuchar algunas historias sobre el lugar.

Difícil encontrar un lugar más parisino que este.  Fotografías antiguas de la ciudad, música francesa elegida con conocimiento de causa, todo lleno de cosas de París.

El Restaurante

Es un sitio pequeño, muy familiar, con pocas mesas. Y cuando digo pocas me refiero a que la última vez que fuí habia 4 mesas.

Olvidense de llamar por teléfono o reservar, nada de eso vale la pena ni va a funcionar, hay que ir alli y ver si hay lugar o sino esperar un poco, no hay problema.

La cocina cierra a las 22hs, la hora ideal para ir creo que es entre las 19 y las 20hs. Mi recomendacion es ir lo más temprano posible.

La comida

Comida casera, parisina y cocinada con ganas. Esta lleno de restaurantes en París que te sirven como si te hicieran un favor,  nada de eso pasa aqui. El dueño mismo es el que se encarga de la cocina y les aseguro que la comida es muuy buena.

Las porciones, dignas de un ser humano normal. Si estas a dieta mejor ni vayas…

Apenas puse un pie dentro del local,  me ofreció un vasito de sangría como para ir entrando en clima.

Hay un menu con entrada y comida principal con un precio que no pasa los €15.  En mi caso la entrada fueron distintos quesos uno más rico que el otro y el plato principal un pollo con verduras que todavía recuerdo…

Dejar respuesta